Español | English
Texto para foto 01
Texto para foto 02
Texto para foto 03
Texto para foto 04

Prueba "IÓN POTASIO"

Información Clínica

Los electrolitos están implicados en la mayoría de las funciones metabólicas del organismo. El sodio, el potasio y el cloro forman parte del grupo de los iones más importantes desde el punto de vista fisiológico y constituyen el grupo de electrolitos más frecuentemente analizados. Se incorporan principalmente con la alimentación, se absorben en el tracto gastrointestinal y se excretan por los riñones.
El ión potasio es el principal catión intracelular y reviste importancia crítica para actividades de las células nerviosas y musculares. La concentración reducida de potasio puede deberse a una dieta que no contenga cantidades suficientes de potasio o a la pérdida excesiva de potasio por diarrea, vómitos prolongados o por un incremento de su excreción renal. La concentración de potasio puede aumentar por deshidratación, shock o quemaduras severas, con la cetoacidosis diabética o por retención renal de potasio.
La medición de la concentración de potasio en el plasma sirve para evaluar su metabolismo, tanto en las enfermedades o situaciones que la aumentan (insuficiencia renal, acidosis metabólica e hipoaldosteronismo primario, entre otras) como en las que la disminuyen (pérdidas gastrointestinales, aldosteronismo, alcalosis respiratoria, por ejemplo).
Factores de variabilidad fisiológica:
Se han descrito disminuciones de la concentración del ión potasio en el plasma debidas a clinostatismo, embarazo, fiebre o ingestión de etanol.
Se han descrito aumentos de la concentración de ión potasio en el plasma debidos a edad, ejercicio físico, exposición a la luz o senectud.

Utilidad Clínica

Diagnóstico y monitorización de la hiper e hipopotasemia en diversas enfermedades (por ej., tratamiento del coma diabético, insuficiencia renal, pérdidas hidroelectrolíticas graves, efecto de algunos diuréticos).
Diagnóstico de la parálisis periódica hiperpotasémica y de la parálisis hipopotasémica.

Descripción del Método

Potenciometría indirecta con electrodo selectivo de iones.
La medición del ión potasio se lleva a cabo por potenciometría indirecta empleando un electrodo de membrana líquida de flujo continuo.
Un electrodo selectivo de iones hace uso de las propiedades especiales de ciertas membranas para crear un potencial eléctrico que permite medir los iones en solución. El electrodo selectivo de potasio consiste en una membrana selectiva de PVC (policloruro de vinilo) que contiene el antibiótico valinomicina que se une específicamente al ión potasio (portador neutral4), que está en contacto con la solución analizada y con una solución interna. La solución interna contiene potasio en concentración conocida. Debido a las características especiales de la membrana cuando entra en contacto con la muestra a analizar, su selectividad hace que el potasio se fije a ambos lados de la misma generando un potencial eléctrico (fuerza electromotriz). La fuerza electromotriz se calcula como la diferencia entre la concentración del ión potasio en la solución analizada y en la solución interna. En las condiciones del análisis las muestras son previamente diluidas (1:31) por lo que, tanto la fuerza iónica como el coeficiente de actividad son esencialmente constantes lo que permite que se puede relacionar la fuerza electromotriz desarrollada con la concentración del ión en la muestra. La concentración del ión de la solución interna también es constante.

Requerimientos del Paciente

Se recomienda ayuno de 12 horas.
Ión potasio en orina de 24 horas: Seguir las instrucciones “Normas para la recogida de orina de 24 horas” que se suministrará al paciente en la sala de extracciones del laboratorio de Bioquímica, junto con el contenedor.

Requisitos de la Muestra

Sangre sin anticoagulante. Contenedor: Tubo de tapón rojo para Bioquímica Programada.
Sangre con anticoagulante (heparina de litio). Contenedor: Tubo de tapón verde para Bioquímica Urgente.
Líquidos Biológicos: ascítico, pleural, sinovial, pericárdico. Contenedor: Tubo de plástico tapón verde, con heparina sódica y sin gelosa.
Líquido Cefalorraquídeo. Contenedor: Tubo de plástico tapón marrón/beige, sin aditivos y sin gelosa.
Orina micción aislada. Contenedor: Envase de 120 mL. Sin conservante. Al laboratorio se debe enviar trasvasado a tubo de orina de tapón amarillo de fondo redondo (10.5 mL).
Orina de 24 horas. Contenedor: Envase específico de 3 L, color topacio, con toma de vacío, a recoger en la sala de extracciones del laboratorio de Bioquímica. Sin conservante. Al laboratorio se debe enviar trasvasado a tubo de orina de tapón amarillo con arandela roja de fondo redondo (10.5 mL).
Nota: En el caso de líquidos biológicos la muestra debe ser enviada inmediatamente al laboratorio una vez extraída.

Valores de Referencia

Plasma
Límite inferior (mmol/L): 3,4
Límite superior (mmol/L): 4,5

Suero
Límite inferior (mmol/L): 3,5
Límite superior (mmol/L): 5,1

Orina 24 Horas
Límite inferior (mmol/24 Horas): 25
Límite superior(mmol/24 Horas): 125

 

Valores Críticos

PLASMA < 2.6 mmol / L
PLASMA > 5.5 mmol / L
SUERO < 2.6 mmol / L
SUERO > 6.0 mmol / L

Interpretación de los Resultados

Hiperpotasemia.
Definida por valores de K sérico superiores a 5 mmol/L es la más grave de las alteraciones electrolíticas, porque puede provocar arritmias ventriculares fatales de forma rápida.
Ante una hiperpotasemia, primero debe descartarse la existencia de una pseudohiperpotasemia, es decir, una elevación ficticia del K por liberación del contenido celular, lo que se puede observar en casos de:
Hemolisis in vitro: es la causa más frecuente, normalmente debido a una mala técnica en la extracción sanguínea.
Trombocitosis y leucocitosis intensas.
La hiperpotasemia puede obedecer a los siguientes mecanismos:
1. Defecto de eliminación renal.
• Insuficiencia renal aguda y crónica
• Hipoaldosteronismo hiporreninémico o acidosis tubular renal tipo IV
• Insuficiencia adrenal (enfermedad de Addison), por el hipoaldosteronismo que implica
• Fármacos: diuréticos ahorradores de K (espironolactona, etc…); ciclosporina y Tracolimus por bloqueo de la bomba Na-K-ATPasa del túbulo distal; inhibidores de la enzima conversora de angiotensina por disminución de la síntesis de aldosterona.
• Tubulopatía distal
2. Paso de K del compartimento intracelular al extracelular
• Acidosis metabólica
• Acidosis respiratoria
• Descompensación aguda de diabetes por déficit insulínico
• Fármacos: bloqueadores b-adrenérgicos, digoxina, etc.
• Liberación de K por destrucción celular: hemólisis masiva, rabdomiolisis, lisis tumoral por quimioterápicos, quemaduras extensas, ejercicio físico extenuante.
3. Aporte exógeno de K por vía oral o parenteral.
La hipopotasemia puede deberse a los siguientes mecanismos:
1. Aumento de las pérdidas de K
• Extrarrenales: en ellas el K urinario es < 10 mmol/L
? Vómitos de repetición, fístulas,
? diarreas agudas y continuadas (gastroenteritis, síndrome de Zollinger-Ellison, esteatorrea)
? Abuso de laxantes
• Renales: en este caso el K urinario es > 10 mmol/L
? Utilización de diuréticos de asa, tiazídicos, acetazolamida
? Diuresis osmótica
? Causas asociadas a hipertensión arterial (hiperaldosteronismo primario, síndrome de Cushing, reninoma, hiperplasia adrenal congénita, etc.)
? Acidosis tubular renal tipo I y II
? Síndrome de Bartter
? Hipomagnesemia (cisplatino, aminoglucósidos, alcohol)
2. Hipopotasemia por entrada celular de K desde el espacio extracelular
? Administración de grandes cantidades de insulina como ocurre en la corrección de la cetoacidosis diabética
? Xantinas (teofilina)
? Tratamiento con B12 o fólico en las anemias megaloblásticas
? Exceso de catecolaminas (situación de estrés)
? Alcalosis metabólica
3. Déficit de aporte o de absorción (malnutrición grave o administración de grandes cantidades de suero sin K).

Tiempo de Respuesta

Área de Bioquímica General: Tiempo de respuesta: 1 día laborable. Asociada a otras pruebas, el tiempo de la prueba con mayor demora. Pacientes ambulatorios 2 días laborables.
Laboratorio de Respuesta Rápida: Tiempo de respuesta: 45 minutos

Bibliografía

1. Tietz NW., Pruden EL, Siggaard-Andersen O. Electrolytes. En : Burtis CA, Ashwood ER. Eds Tietz Texbook of clinical Chemistry. 2nd ed. Philadelphia : WB Saunders 1994 : 1354-1374.
2. Shono T, Okahara M, Ikeda I, Kimura K, Tamura H. J. Electroanal. Chem. Elsevier Sequoia Sa, Lausanne 1982; 132: 99-105.
3. Shibata Y, Maruizume T, Miyage H. Journal of the chemical Society of Japan. Chemistry and Industrial Chemistry. 1992; 9: 961-967.
4. Lavinia A, Pioda R, Stankova V, Simon W. Analytical Letters 1969; 2(12): 665-674.
5. Hartman K, Luterotti S, Osswald HF, Oehme M, Meier PC, Ammann D, Simon W. Mikrochimica Acta (Wien), 1978; II:235-246.
6. Tietz NW. Clinical Guide to Laboratory Test. Philadelphia, P: WB Saunders Co 1983; 110: 398, 446.
7. Kaplan, L Pesce A. Clinical Chemistry theory, analysis and correlation. St Louis, Mosby Co 1984: 1061-1077.
8.Young DS. Storage of specimen. II: Effects of Preanalytical Variables on Clinical Laboratory Test. 1st ed. Washington: AADD Press 1993; 4: 269-278.
9. Lum G, Raymond S. A comparison of serum versus Heparinized plasma for Routine Chemistry Tests; J Clin Pathol; Vol 61: 1974
10. Tietz NW. Pruden EL, Siggaard-Andersen O. Electrolytes. En : Burtis CA, Ashwood ER. Eds Tietz Texbook of clinical Chemistry. 2nd ed. Philadelphia : WB Saunders 1994 : 1356, 1364, 1365.
11. L M Cruz Carlos, N Monge Azemar, J. Valero Politi, X. Fuentes Arderiu. Estabilidad de las magnitudes bioquímicas. Química Clínica 2002; 21(2) 52-61.
12. Wallach J. Interpretación Clínica de las pruebas de laboratorio 4ª Ed. Masson 2002.
13. Manual del operador Cobas 6000 analyzer series. Roche Diagnostics. Versión 2.0.
14. Insert de la técnica de ISE indirect Na, K, Cl Gen.2 (2007-09, V2) para el analizador Roche/Hitachi Cobas c501.
15. National Institute of Health. USA
16. Principies of Internal Medicine. Harrison`s. 17 th Ed.
17. Meites S. Reproducibly simulating hemolysis for evaluating its interferente with chemical methods. Clin Chem 1973; 19: 1319-21.
18. Glick MR, Ryder KW, Jackson SA. Graphical Comparisons of Interferences in Clinical Chemistry Instrumentation. Clin Chem 1986;32:470-474.

Desarrollado por In&Co Systems | Aviso Legal | Mapa del Sitio